BUSCAN RECAUDAR HASTA U$S 30.000 M EN LA 3ª ETAPA QUE VENCE EL 31-3
Comenzó el proceso de sinceramiento de bienes inmuebles y registrables, tanto del país y del exterior. Para el Gobierno es el más importante de todos. Hay más de u$s 300.000 millones en la mira.

El Gobierno está convencido que las últimas dos etapas del blanqueo serán las cruciales para que el llamado sea el éxito que se espera; medido incluso en miles de millones de dólares. Considera el oficialismo que a la caza hay más de u$s 300.000 millones que los argentinos (anotados o no en la Administración Federal de Ingresos Públicos, AFIP) tienen fuera de la formalidad, tanto dentro del país como en el exterior. Y que sólo alcanzando una parte aunque sea pequeña de esta masa de dinero, se podrá quebrar pronto la barrera psicológica de los u$s 10.000 millones de dinero blanqueado antes de fin de año. Y que se podrá soñar aún con un resultado superior a los u$s 30.000 o 40.000 millones para el fin del llamado, el 31 de marzo del año próximo.

Para que hacia adelante todo sea claro y que no suceda lo mismo que en las dos etapas anteriores (la colocación del bono y el blanqueo de dinero en efectivo que venció el lunes 31 de octubre), rápidamente habrá acciones directas del organismo que maneja Alberto Abad para aclarar todas las dudas y agilizar al máximo los mecanismos de sinceramiento. Para esto la AFIP está pasando a la acción directa. Como primera medida ya están recibiendo más de dos millones de contribuyentes comunicaciones en las cuales se les informa, con algún que otro eufemismo, que están en la mira. Se asegura que ya están identificados bienes inmuebles por unos 500 millones de dólares y más de 12.300 edificaciones en la Argentina sin declarar; y, en las comunicaciones se advertirá a sus eventuales propietarios que si no los blanquean “pueden llegar a perder sus bienes”. Entre estas hay 12.000 propiedades en countries y barrios cerrados de todo el país sin registros oficiales en la AFIP. También hay un largo listado de bienes inmuebles en el exterior por más de 600 millones sobre las que se avanzará con la ayuda de otros organismos de recaudación.

Para agilizar el trámite, la AFIP asegura que todos los mecanismos informáticos y administrativos del organismo están aceitados para que desde el primer día de vigencia de esta tercera etapa esté funcionando el régimen con la menor cantidad de aclaraciones posibles; y donde los “clientes” deben incluir casas, departamentos, terrenos, depósitos y todo tipo de construcción, aunque sea precaria, siempre y cuando no haya sido declarada.

El primer paso que deben concretar los potenciales contribuyentes interesados es tomar los valores de mercado de los bienes al 21 de julio de 2016. El monto debe estar avalado por una constancia emitida y sellada por un agente inmobiliario matriculado o una entidad financiera pública, los que luego tendrán q que seguir el trámite ratificando el valor en la página web de la AFIP. Los bienes que estén registrados fuera del país tendrán que presentarse con dos valuaciones firmadas por agentes inmobiliarios radicados en el país donde esté ubicado el bien y también ser emitidas por entidades financieras o las compañías de seguros contratadas por los contribuyentes. Están avaladas para legalizar el valor del inmueble, por ejemplo, la Cámara Inmobiliaria Argentina, la Cámara Inmobiliaria Uruguaya, la National Association of Realtors.

Según el valor del inmueble declarado, hasta 305.000 de bienes, no se abona impuesto; mientras que desde más de 305.000 a 800.000 se abona el 5%, y por más de $800.000 se abona el 10%. Estos valores estarán vigentes hasta diciembre de este año. En la última etapa, hasta marzo de 2017, la tasa será del 15%.

En el caso de los vehículos, los que estén radicados dentro de la Argentina deben tomar como valor el listado que la AFIP publicó a comienzos del año y que debió aplicarse en la última declaración jurada de bienes personales. En el caso que hayan sido adquiridos este año, se debe cotizar al valor de los registros del automotor al 21 de julio pasado. En el exterior se tendrán que tomar como válidos los precios de los vehículos según las diferentes cámaras comercializadoras de automóviles. En el caso del resto de los vehículos (aviones, embarcaciones, etc), el valor será el precio asegurado, tanto en el país como en el exterior.

Fuente | Ambito.com